VIVI NAHARRO: “Mensaje para aquellxs enfermerxs que cumplían órdenes, pero sintieron compasión: existe la objeción de conciencia. No volváis a atar a nadie nunca más”

"No es necesario que me atéis" y me hice un ovillo en el sofá de la habitación del psiquiátrico. Me puse en posición fetal en actitud de resistencia pasiva. Entre 4 enfermerxs, me cogieron y me devolvieron a la cama con sujecciones. Ahí empecé a patalear y defenderme, pero ellxs 4 eran más fuertes que yo. Y me contuvieron mecánicamente. Las dos muñecas, los dos tobillos y una correa justo por debajo del pecho. Sentí compasión por parte de dos de ellxs, como si estuvieran cumpliendo una orden que no les gustaba, pero no les quedaba más remedio que [...]