[Esta transcripción ha podido ser realizada gracias a la colaboración altruista de una compañera a la que agradecemos desde aquí haberse ofrecido para hacer accesible el audio con el testimonio facilitandonos la transcripción. ¡Gracias! Si tú también puedes colaborar con nosotras en este sentido de hacer accesibles los materiales para personas con diversidad funcional (subtitulado de videos, transcripción de audios, adaptar textos al modelo de “Lectura Fácil”), ¡no dudes en contactarnos!]

Voy a hablar no de algo que me ocurriera a mí sino a mi hermana. Ella no recuerda nada de lo que le ocurrió en los ingresos. Afortunadamente, supongo. Si parece poco natural mi forma de hablar es porque este recuerdo me afecta mucho y prefiero leerlo para no romperme en el intento y poder terminar esta tarea de dar testimonio.

El primer ingreso de mi hermana fue violentísimo. La llevamos a Urgencias a causa de una crisis psicótica. Ella creía que la queríamos matar. Nos hicieron pasar a mi hermana, a mi madre, a mi padre y a mí con una psiquiatra que nos hizo muchas preguntas sobre mi hermana. En algún momento un hombre se asomó por la puerta y llamó a mi padre. Mi padre salió unos instantes y volvió. Al volver nos hizo una señal para que saliéramos. En cuanto salimos, entró el hombre que había llamado a mi padre y mediante el uso de la fuerza sujetó a mi hermana, la colocó en una camilla, la ató y se la llevó. Sin decirle nada. Sin mediar ni media palabra. Como si no fuera una persona.

El orden de proceder exacto lo tengo confuso porque hace mucho tiempo de esto y yo estaba muy impactada, sobrecogida por los gritos de mi hermana.

Mientras se la llevaban en la camilla… ella… ella iba gritando: ¡papá! ¡papá! ¡papá!

No es difícil caer en la cuenta de que si alguien tiene una interpretación de la realidad muy atemorizante y cree que su familia la quiere matar, que alguien entre de pronto de ese modo y la ate y se la lleve en presencia de su propia familia no puede más que confirmar que todos sus temores son verdaderos incrementando el pánico. Ese no es modo de tratar a alguien que está sufriendo. No lo es.

Después de eso fue ingresada en psiquiatría. Íbamos a visitarla todos los días. Había una chica también ingresada que se autoasignó algo así como el rol de cuidar de mi hermana. Estaba con ella todo el día y la peinaba. Fue ella quien nos dijo que ataban por las noches a mi hermana. Mi hermana estaba tan medicada que casi no respondía cuando le preguntábamos algo. Ni interactuaba apenas con nosotros. Así que mi madre preguntó a la enfermera si era cierto que la ataban y esta confirmó que así era. Explicó que lo hacían porque mi hermana se levantaba de noche a meter la cabeza bajo el grifo del lavabo y que tiraba agua. Yo especulando creo que lo hacía para quitarse la sensación desagradable que tenía en la cabeza. Lo digo porque antes de la crisis por la cual fue ingresada llevaba un tiempo teniendo comportamientos poco comunes. Uno de ellos fue que durante días afirmaba que sentía un burbujeo en la cabeza que le molestaba mucho. Mi madre la llevó al médico quien se limitó a insinuar que algo se habría metido, sin más. Fuera cual fuera la razón por la cual hacía eso no entiendo que se recurra a algo tan dañino como atar a alguien solo por no secar el agua que tira. Eso no es cuidar. En ese lugar no se cuida. Si mi hermana metía la cabeza bajo el agua sería porque le proporcionaría algún beneficio, digo yo. ¿Por qué no dejarla si ya bastante tenía con estar ahí?

Si no querían hacer el esfuerzo de limpiar el agua que tiraba que no la ingresaran. Que la dejaran con nosotras en casa. Que ya nos encargaríamos de secar el suelo las veces que hiciera falta. Con mucho gusto además.

Yo invito a todas las personas que me escuchan a informarse acerca de alternativas a llevar a Urgencias a quienes tienen una crisis porque todo lo que ocurre a partir de ahí es horrible. Ojalá cambien las cosas pronto porque ahora mismo están fatal. Mucha fuerza a todas las personas que han… tenido que sufrir los malos tratos que hay en psiquiatría y también a los familiares que… sufran por causa de cómo han sido tratados sus seres queridos.