Yo tendría unos 26 años en ese momento, estaba ingresada en la unidad de agudos de psiquiatría del hospital, ingresé de forma voluntaria porque tengo diagnosticado un trastorno de personalidad y en ese momento me encontraba muy deprimida.

Estaba usando mi derecho a recibir o realizar una llamada telefónica al día, hablaba con mi pareja y comencé a discutir, la axuliar me ordenó que colgara el teléfono, yo estaba muy nerviosa y no lo hice, así que ella forcejeó conmigo para quitarme el teléfono (en ningún momento la agredí, pero si la llegué a insultar) y en un segundo aparecieron 4 hombres de seguridad y me redujeron contra el suelo, añado el dato porque peso 42kg y no creo que fuese algo necesario. Me llevaron en volandas a una habitación aislada, me tumbaron en una camilla y me ataron a ella. Pasaría cosa de una hora, yo ya estaba calmada y la auxiliar de antes apareció con un sedante inyectable, yo le pedí disculpas por todo y supliqué que no me sedara, que no era necesario (además, estaba atada, ¿que necesidad había?), ella con tono burlón me contestó “haberlo pensado antes, bonita”, me inyectó el sedante y no estoy segura después de cuantas horas me desperté, sola, atada, en una habitación cerrada y con ganas de orinar, había un interfono en la pared, traté de llamar, pero claro, estaba atada, no llegaba, me meé encima porque me era imposible avisar a nadie. Si llega a pasarme algo más grave ¿quién se hubiera enterado?

Con esto quiero decir que sí, muchas veces se ata y seda como castigo, sin vigilar al paciente, sin preocuparse por como está ni si tiene alguna necesidad.